Bienvenidos

Saludos. A partir de ahora vamos a apreciar la matemática desde un punto de vista real y aplicativo. Con tus sugerencias y alcances haremos de este blog el ideal para profesores, estudiantes y para todos aquellos que tienen cierta simpatía por esta área del saber.

martes, 17 de abril de 2012

PROCESAMIENTO POR LOTES

Primeras aplicaciones de los sistemas operativos. Aquí una gráfica de por sí muy elocuente. Click en la imagen y verás con mayor detalle.

martes, 22 de febrero de 2011

El chirrido de los grillos


Cuando se trabaja con un problema de aplicación de la vida real, con frecuencia nos encontramos con una o más ecuaciones que modelan dicha situación. Muchos fenómenos pueden escribirse utilizando ecuaciones lineales, que son el tipo más simple para trabajar.Un ejemplo es el chirrido del grillo del árbol de nieve (Oecanthulus niveus), se encuentra en el medio oeste de Estados Unidos, A finales de 1980, los naturalistas establecieron que cuando este grillo chirría (lo cual hace sólo al final del verano), la velocidad de chirrido de N chirridos por minuto está relacionada con la temperatura del aire T en grados Fahrenheit por medio de la ecuación:

Cuando T aumenta, también lo hace N, lo cual significa que el grillo chirría más rápido en clima cálido. Para predecir la velocidad de chirrido a partir de la temperatura, simplemente multiplicamos la temperatura por 4,7 y restamos 190. Por ejemplo, cuando la temperatura es de 60 grados, el grillo chirría a una velocidad de 4,7(60) – 190 = 192 chirridos por minuto.

¿Podemos utilizar los chirridos del grillo como un termómetro para indicar la temperatura? Sí. Primero debemos despejar  T de la ecuación:

Esto significa que si en una tarde de agosto en NebrasKa, sentados en el exterior oímos un grillo que emite 139 chirridos por minuto, entonces sabemos que la temperatura es alrededor de (139 + 190) /4.7 =70 grados.

Esta es, pues, otra interesante aplicación de la matemática. Vamos, te invito a descubrir otras.

La guerra es contra la pobreza

Te va a parecer extraño, pero en esta oportunidad quiero compartir contigo una información que tiene que ver con números y comparaciones, pero también, con guerra y pobreza. La reflexión llegó a propósito de la Asamblea General de la OEA realizada en Lima en el 2010. Verás que los parangones que se realizan tocan la conciencia de las personas comunes y corrientes como tú y como yo... ojalá, también, de quienes tienen el poder y control del dinero y de las armas.



miércoles, 16 de febrero de 2011

El lanzamiento del Apollo 11 debe su éxito a las ciencias de la administración

En 1969, el Capitán Robert F. Freitag, que luego llegó a ser el director de Política y Planificación para la estación espacial de la NASA, dirigía el equipo responsable de aterrizar el Apollo 11 sano y salvo sobre la Luna. El éxito de la misión lunar se debe a las técnicas de las ciencias de la administración que hicieron posible que miles de pequeñas tareas se juntaran para lograr un único gran objetivo. Freitag comparte con nosotros sus observaciones acerca de ese acontecimiento:
Creo que el sentimiento que la mayoría de nosotros compartíamos en la NASA era: “Dios mío, ahora sí que lo tenemos que hacer de verdad”. Cuando uno piensa que el proyecto que íbamos a emprender era diez veces más grande que cualquiera jamás emprendido, incluido el Proyecto Manhattan, estábamos frente a una ocasión bastante imponente. Pero sabíamos que era el tipo de cosa que se podía dividir en partes manejables y que si conseguíamos reunir la gente adecuada y repartirla de la forma adecuada, sería posible.
En el caso del programa Apollo, era muy importante que tuviéramos un enfoque global de la ingeniería de sistemas. Teníamos que analizar en un sentido muy estricto exactamente cuál iba a ser la misión, cuál era cada uno de los equipos necesarios y cómo funcionarían, y todos los elementos del sistema desde el concepto, pasando por la realización de la misión, hasta su recuperación de nuevo en la tierra.
Empezaríamos, de un modo muy lógico, con una estación espacial en órbita alrededor de la Tierra. A continuación pensábamos construir la nave lunar en la estación espacial, y luego la enviaríamos a la Luna y la traeríamos de nuevo. Resultó que este enfoque era un poco más arriesgado y más lento, así que con los análisis que hicimos, cambiamos la operación entera por la construcción de un cohete que llegaría hasta la Luna después de despegar de Cabo Cañaveral. Luego se pondría en órbita alrededor de la Luna en vez de alunizar allí, y dese la órbita alrededor de la Luna descendería hasta la superficie de ésta y llevaría a cabo su exploración. Después volvería su órbita alrededor de la Luna y regresaría a casa.
Bueno, fue un trabajo de análisis muy exhaustivo. Probablemente fue más profundo que el tipo de trabajo que se haría en la construcción de un avión o de una presa, porque había muchas variables. Lo que se hace es dividirlo en partes: el lugar de lanzamiento, las plataformas lanzacohetes, la nave espacial, el módulo lunar y las redes globales de seguimiento, por ejemplo. Luego, una vez dividido estos elementos, se asignan a una organización o a otra. Ellos, as u vez, cogen estos elementos más pequeños, como el cohete, y lo dividen en motores o estructuras o equipo de teledirección. Y esta división, o “árbol”, es lo realmente difícil de la administración.
En el programa Apollo se decidió que tres centros de la NASA harían el trabajo. Uno estaba en Huntsville, donde el doctor von Braun y su equipo construirían el cohete. El segundo era Houston, donde el doctor Gerous y su equipo construirían la nave espacial y controlarían las operaciones de vuelo. El tercero era Cabo cañaveral, donde el doctor Debreis y su equipo efectuarían el lanzamiento y los preparativos del cohete.
Cada uno de estos tres centros era una pieza, que podían dividir su trabajo entre unas 10 o 20 importante empresas industriales para construir las piezas del cohete. Entonces cada una de esas empresas industriales las subdividían entre unos subcontratistas, y ellos, a su vez, las dividían en quizá 300 000 o 400 000 piezas, cada una de las cuales acababa siendo el trabajo de una persona. Pero hay que asegurar que las piezas se junten en el momento adecuado, y que funcionen cuando estén unidades. Las ciencias de la administración ayudan en esto. Las cifras total de personas que trabajaron en el Apollo fue entre 400 000 y 500 000, todas ellas trabajando hacia un solo objetivo. Pero ese objetivo quedó claro cuando el presidente Kennedy declaró: “Quiero conseguir que aterrice un hombre en la Luna y que vuelva salvo y sano a la Tierra, y que se lleve a cabo dentro de esta década”. Por supuesto que el Congreso apartó 20 000 millones de dólares. DE modo que sabíamos el coste, el rendimiento y el calendario, y sabíamos resumir en una sencilla frase cuál era el trabajo. Hizo falta mucho esfuerzo para lograrlo.
video

Los importantes números

Los números están a nuestro alrededor y nos ayudan muchísimo. No sólo los contamos, también contamos con ellos. Sin números, no sabríamos la hora, ni la fecha; no podríamos comprar, contar las cosas que poseemos, ni hablar de cuántás no tenemos.

¡Por eso fue necesario inventar los números!

La historia de sus orígenes está llena de giros fascinantes, pues  a la gente le tomó mucho tiempo llegar al sencillo sistema que hoy usamos.
Actualmente, los números están en todos lados y los necesitamos para todo. Imagina cómo sería el mundo sin ellos...

Noticia:


¿Qué? No, no, no. Falta claridad, falta algo... faltan números. Sin ellos entender lo que sucede alrededor sería imposible. Te invito a seguir explorando acerca de los números, es una buena forma de valorar estos entes que tan bien le hacen a la humadidad y al desarrollo de la misma.

A continuación te presento un vídeo muy bueno que te permitirá profundizar y valorar, aún más, la importancia de los números.Que lo aproveches.

lunes, 31 de enero de 2011

Matemática para la vida cotidiana

Equis, o "X" a secas, es un obrero de una construcción que se levanta muy temprano todos los días. Por lo general lo hace a las 6:00 a.m., pero gracias a sus cálculos, sabe que a veces puede quedarse 15 minutos más entre las sábanas, porque necesita estar listo a las 6:40 a.m. para tomar su desayuno y llegar al paradero a las 7 a.m. en punto para tomar la combi de esa hora. El trayecto a su trabajo demora unos 60 minutos, pero si el vehículo viaja rápido y no hay mucha congestión vehicular puede llegar temprano y tener algunos minutos para charlar con sus compañeros sobre las variaciones del clima, la inestabilidad económica o sobre los partidos del campeonato de fútbol local, del que conoce al dedillo los puntajes de los diferentes equipos en la tabla de posiciones. En cada una de estas actividades, aunque no lo parezca, Equis ha utilizado con maestría mucha matemática.

Es así que Equis emplea la matemática de manera continua. Lo hace cuando mide el tiempo, el espacio, el peso o el dinero. También cuando hace aproximaciones, se orienta en la ciudad, optimiza situaciones, calcula precios o representa gráficamente datos numéricos en su cabeza (o usando los dedos).

Según el catedrático Gabriel Rodríguez, profesor de la Facultad de Ciencias Matemáticas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, todos los actos cotidianos requieren de procedimientos matemáticos. "Desde el señor "X" que toma su combi, paga el pasaje y recibe vuelto, hasta la ama de casa que lleva su lista al mercado con el dinero justo y la casera que saca la cuenta por la venta de verduras", precisa.

Lenguaje del universo
Para el profesor Rodríguez, la población maneja diariamente conceptos con contenidos matemáticos, muchas veces imperceptibles para el común. Señala, además, que el grado de escolarización de las personas no resulta determinante, porque eso no significa que sean buenos usuarios de la matemática en la vida real. "Y es que a diario ?precisa? hacemos infinitas reconversiones, sacamos diversas cuentas y calculamos mentalmente varias operaciones sin necesidad de haber culminado el colegio.

Cuando Equis empieza su tarea diaria, construyendo edificios o un paso a desnivel en una avenida transitada, todas estas estructuras tienen fundamento en el desarrollo matemático que utilizan las personas con las que interactúa (obreros, ingenieros, arquitectos) y sus diferentes grados de intuición, rigurosidad, razonamiento analógico, aplicación funcional, etc."

Para construir las obras en sí, se deben considerar muchos factores: objetivo del mismo, su función, metros cuadrados, número de habitaciones, número de ascensores, orientación del sol, presupuesto o plazo de tiempo. En suma, cálculos matemáticos. "En las cosas más simples de la vida están involucrada la matemática. Ya en su época, Galileo Galilei dijo que esta es el lenguaje con el que Dios escribió el Universo", sostiene Rodríguez.